martes, 11 de octubre de 2016

BAGELS INTEGRALES DE TRES CEREALES CON SEMILLAS



El bagel o baigel es un panecillo redondo con un agujero en el centro cuyo origen viene de Cracovia, Polonia. Se cuenta que fue creado para competir con el bublik, otro pan local, de similar forma pero con un hueco más amplio y de grosor más fino, como una especie de rosquilla. Por aquellos tiempos, el siglo XVII, era tradición regalarlo a las mujeres que estaban a punto o recién dado a luz. Posteriormente debido a la inmigración se extendió su popularidad llegando a manos de los neoyorquinos, quienes lo adoptaron como suyo propio y dando a conocer el bagel por todo el mundo.
Yo he querido hacer esta versión con 3 tipos diferentes de harinas: centeno, espelta y trigo integral.


*INGREDIENTES:
-150 gr. de harina integral de trigo.
-150 gr. de harina de centeno.
-150 gr. de harina de espelta integral.
-250 ml. de leche tibia.
-80 ml. de agua tibia.
-1 cda. de aceite de coco en mi caso pero puedes usar la que tengas.
-1 cda. de sirope de ágave, miel, zucar Moreno, edulcorante o el endulzante que uses.
- 1 cdta. de sal marina.
-1 cda de bicarbonato sódico.
-Agua.
- Levadura de panadería. La que yo usé en esta receta es granulada y no necesita ser disuelta previamente con el líquido. Utiliza la que tengas en función de las cantidades de harina. En mi caso requería por 500 gr. de harina (se usan 450 en esta receta) un sobrecito de unos 7 gr. de levadura.



*ELABORACIÓN:
Comenzamos mezclando las harinas con la sal, el aceite, el sirope de ágave o el tipo de endulzante que escojas, la levadura en polvo (si usas fresca hazlo según instrucciones del fabricante) Formar un agujero en medio donde poco a poco se irá añadiendo la leche y el agua tibia mientras con una cuchara de madera vamos mezclando hasta que se nos haga una masa pegajosa y tengamos que amasar a mano.
Damos forma de bola gigante después de amasar un poco y dejamos reposar tapado con un paño limpio y humedecido en un lugar cálido, alejado de corrientes durante una hora aproximadamente o hasta que aumente su tamaño. Yo lo suelo meter en el microondas cerrado para que no reciba aire. 



Una vez haya crecido notablemente volveremos a amasar sobre la encimera bien limpia y daremos forma alargada para luego cortar en porciones de igual tamaño. Mejor aún si pesamos cada porción para hacerlas todas iguales. Yo no lo hice así pero es lo ideal para sacar panes de igual tamaño y peso.
Hacer bolas con cada porción (bolear me parece que se le llama)



Cuando tengamos hechas todas la bolas vamos a presionar en el centro de cada una, con el dedo enharinado, y comenzaremos a girar sobre este para dejar el agujero que caracteriza los bagels. El siguiente paso será dejarlos reposar de nuevo tapados a ser posible y en un lugar sin corrientes de aire durante unos 45 minutos. Mientras reposan vamos a encender el horno a 200° para que vaya precalentando. Luego poner a hervir agua, la suficiente cantidad para cocinar en ella nuestros panecillos, con un poco de sal y cuando esté en ebullición añadiremos una cucharada de bicarbonato. Cocinaremos nuestros bagels por un minuto a cada lado y los pondremos a escurrir sobre papel de cocina con cuidado de que este no se nos quede pegado al retirarlo.
Ya solamente nos queda pintar con clara de huevo y colocar por encima las semillas si optas ponerles y hornear a 200° durante media hora o hasta que estén doraditos por fuera.


Si no tienes o no quieres hacerlos de tres harinas distintas puedes sustituir cantidades hasta llegar al total de harina utilizada para la masa. La harina de centeno es muy pesada y con poca capacidad para leudar (gracias @verofortyfit por la información) por lo que con ella no vamos a conseguir panes esponjosos sino más bien con una miga seca. Lo aviso para que puedan sustituir ésta por más cantidad de las otras. También pueden hacerlos con un solo tipo de harina. 


Al ser panes sin ningún tipo de conservantes no durarán mucho tiempo. Yo los hice y consumí de un día para otro y los guardé en un recipiente hermético en nevera. Luego basta darle un golpe de calor al horno o microondas y disfrutar como más nos apetezca. No sabría decirles con exactitud cuánto tiempo aguantarán en buen estado. Otra alternativa sería congelarlos.


Pueden rellenarlos con los ingredientes que más les guste, dulce o salado. Tomarlos fríos o calientes, tostaditos.
Si me permiten una sugerencia, con mantequilla de maní natural y mermelada de fresas sin azúcares están muy pero que muy ricos.



Me encantaría que se animasen a hacerlos y si hacen fotos y me etiquetan en ella, sería lo más. Si les gusta esta receta compartan ;-)
Gracias por leer y hasta la siguiente receta.


6 comentarios:

  1. muero con todas tus recetas, soy muy fan y siempre me flipa que nadie comente en estas entradas tan curradas. Gracias por compartir estas recetas tan geniales!

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias a tu por tus palabras Belén! Este tipo de comentarios hacen que valga la pena el trabajo que conlleva todo esto. Un besito y feliz tarde de domingo. Gracias!!!

    ResponderEliminar
  3. Que pinta por favor...lo intentare!! Gracias por compartir

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juana Mari. Encantada de que te gusten y más si la haces. Gracias a ti por tus palabras. Un besito

      Eliminar
  4. Hola Katy. Soy de Argentina y no conozco el harina de espelta. Por favor me podrías decir de que se trata? Genial lo tuyo!!. Yo estoy bajando de a poco. Tengo bajado 10 kilos en 2 Años y no los volvi a subir. Como de todo, pero le sumo mucha fruta, verdura, salvado de avena, frutas secas y un vaso de leche DESC todas las mañanas. Gracias y besos.

    ResponderEliminar
  5. Hola amiga Argentina! :-) la espelta tambien es conocida como escanda. Es un cereal puedes sustituir la harina por trigo integral por ejemplo. Felicidades por tu trabajo y ánimo. Un saludo

    ResponderEliminar